Translate

lunes, 20 de julio de 2009

Appaloosa (2008) de Ed Harris



En los últimos años el cine de Hollywood está intentando revisar ciertos géneros cinematográficos que fueros el secreto de su éxito y la causa de su imperio en todo el mundo a partir del nacimiento del cine sonoro. Appaloosa, segundo film del actor Ed Harris es un ejemplo de intento de revisión del género americano por excelencia, el western, como han sido los recientes casos de El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford (Andrew Dominik, 2007) o El tren de las 3:10 (James Mangold, 2007). Sin embargo, Appaloosa juega en otra liga, en este caso de menor categoría. La película de Harris contiene todos los clichés del género pero no consigue sacarles partido y al final la película resulta demasiado previsible. La historia de dos justicieros que son contratados para luchar contra el malo malísimo que no le deja vivir en paz es bastante antigua. Pero en lugar de explorar la psicología de los personajes o los conflictos morales que se destilan de tal situación, Harris desvia la mirada hacia una relación amorosa protagonizada por el Sheriff Virgil Cole (interpretado por él mismo) y la recién llegada Allison French (una insoportable René Zellweger), que resulta ridícula por todos lados.

Los personajes de Appaloosa resultan extremadamente planos y te dejan una sensación de déjà vu. Las interpretaciones son bastante mediocres y si pudiera salvar a alguien me quedaría con Viggo Mortensen que resulta correcto en el personaje del fiel Sancho Panza que no da para más. Sin embargo, la decepción es Jeremy Irons que está realmente flojo en su papel de malo malísimo, algo extraño en este pedazo de actor pero que puede ser consecuencia de la nefasta dirección de actores de la que hace gala el señor Harris.

Uno de los grandes pecados de esta película es el guión, y más concretamente los diálogos. De verdad, hay diálogos en Appaloosa que llegan a sonrojar al espectador menos ávido y que resultan del todo obscenos como los pronunciados Virgil y su ayudante Everett en el que explican el tiroteo que acabamos de presenciar como espectadores. Parece que Ed Harris insulte a nuestra inteligencia y trate al espectador como a un paleto salido de un pueblo semejante al de su historia. También es altamente criticable esa inercia que demuestra hacia su autolucimento personal, cosa que va en contra del film en todo momento.

Pero no todo es malo en este western. Visualmente, la película es de bella factura, algunos encuadres y movimientos de cámara son interesantes, pero eso no es escusa para descuidar la historia que se nos cuenta. Ed Harris ha querido rendir homenaje a esos western clásicos a la manera del Clint Eastwood de Sin perdón (1992), pero el resultado no le llega ni a la suela de los zapatos y es que ese film del último gran clásico americano (Eastwood) sí supuso una relectura del género con bastante carga autoral y Appaloosa carece completamente de esos elementos y supone un mero producto de entretenimiento de centro comercial. En fin, una película olvidable.

4/10

Daniel Muñoz Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario