Translate

domingo, 4 de julio de 2010

Vincere (2009) de Marco Bellocchio



El último film hasta la fecha del veterano director italiano Marco Bellocchio responde a las expectativas que genera su cine. Vincere es un drama biográfico que narra la relación de Benito Mussolini con Ida Dalser, su amante con la que tuvo un hijo ilegítimo. Como en muchas de sus películas, el acercamiento de Bellocchio al relato cinematográfico viene marcado por cuestiones políticas y filosóficas a las que el autor siempre otorga gran importancia. En este caso, nos encontramos con el alzamiento del Fascismo Italiano. La película comienza con un joven e idealista Mussolini que perteneciendo al partido socialista, se enfrenta al mismo y será expulsado. Es cuando conoce a Ida, que deslumbrada por el carácter y la fuerte personalidad del futuro Duce, se enamora perdidamente de él. El hecho de concebir un hijo suyo, hará que Ida pierda la cabeza por el rechazo de Mussolini y a partir de entonces será recluida en varios manicomios. Por tanto, la estructura de la película está bien diferenciada en esos dos bloques narrativos, el primero en el que tiene más peso histórico y el segundo que se centra en la figura de Ida Dalser, desposeída de su hijo y de su libertad, convirtiendo al film en un melodrama abocado al peor de los desenlaces.


El gran valor de Vincere reside en la dirección, el montaje y las interpretaciones. Éstas son sus cartas ganadoras. Vamos una a una. En lo que se refiere a la dirección, Bellocchio, como ya demostró en Buenos días, noche (Boungiorno, notte, 2003), su estilo no busca la representación realista sino que introduce movimientos de cámara, encuadres y hasta títulos, que convierte el film en algo parecido a una ópera de imágenes y sonidos, donde la música tiene un papel más que relevante. No obstante, su ardua labor de puesta en escena fue premiada en su país con el premio David di Donatello. El montaje (la montadora Francesca Calvelli, también fue premiada), no hace otra cosa sino reforzar y cohesionar la apuesta de Bellocchio y encaja muy bien las imágenes documentales en el conjunto de la ficción, así como también se encarga de dotar de ritmo a una película que podía haber cometido el error de mostrarse lenta y contemplativa. Y, finalmente, las interpretaciones de Giovanna Mezzogiorno como Ida Dalser y el doble papel de Filippo Timi como Benito Mussolini y el hijo, Benito Albino Mussolini, resultan la perfecta materialización del gran drama, de las pasiones exaltadas, dos interpretaciones que se enfrentan en una lucha de iguales en la que los dos salen victoriosos.

Para finalizar, reconozco que tenía algún prejuicio ante Vincere porque no me suelen gustar las películas demasiado políticas o demasiado melodramáticas, pero considero que el film de Bellocchio no debería ser incluido en ninguna de las dos categorías. Es una película notable, que narra un capítulo oscuro de la vida de Mussolini y que lo hace sin concesiones, sin atacar gratuitamente al fascismo, cosa que hubiera resultado demasiado fácil para cualquiera. La verdad, de los estrenos que llevamos este año, que está siendo más bien flojito (¿Crisis?), Vincere es de las que merecen la pena.

8/10


Daniel Muñoz Ruiz

1 comentario:

  1. Muy interesante la crítica. Coincido en su totalidad.

    Más allá de las actuaciones, lo que más me gustó del film fue el collage artístico de pequeñas escenas que llevan adelante la primera mitad. Una obra de arte!

    Acuerdo completamente, atacar el fascismo era el camino más fácil. No hizo falta, la historia tiene peso propio más allá de las idelogías.

    Por otro lado te felicito por el blog y por fin encuentro una buena referencia para elegir films europeos. Te sigo!

    Cine de casa
    http://moviespeace.blogspot.com/

    ResponderEliminar