Translate

viernes, 20 de agosto de 2010

Two Lovers (2008) de James Gray


Que el cine americano no pasa por sus mejores momentos en cuanto a calidad y originalidad es algo que ya no nos sorprende. Excepto algunos directores de cine indie (como Jarmusch, Lynch o Solondz) o excepciones más comerciales como los Coen, David Fincher, Christopher Nolan o Paul Thomas Anderson, el cine que nos llega de Hollywood carece de la fuerza y la vitalidad de aquellos maravillosos años 70, con los Coppola, Scorsese, Cimino y otros que redefinieron el camino y unieron la comercialidad a la calidad. Dentro del panorama actual James Gray está llamado a ocupar un lugar preferente en lo que podríamos llamar directores “indies-comerciales” de Hollywood. Con su anterior largo, La noche es nuestra (We Own the Night, 2007) ya nos dejó un buen sabor de boca. Con Two Lovers se supera, aunque se trate de una película totalmente distinta al no ser tan de “género” como sus anteriores trabajos. En ésta, su última película hasta la fecha, presentada en Cannes 2008 y que a nosotros nos llega dos años después, Leonard Kraditor (Joaquin Phoenix) es un joven que padece trastorno bipolar y que atraviesa una depresión debido al abandono de su prometida. Desde el comienzo, Gray demuestra su maestría presentándonos a Leonard en un par de secuencias precisas, que nos dan toda la información necesaria. Sus padres quieren que se haga cargo de los negocios familiares y pretenden asociarse con los Cohen, y así Leonard conoce a la hija de los futuros socios, Sandra (Vinessa Shaw), que se enamora de él. Pero la llegada de una enigmática vecina (Gwyneth Paltrow) cuya vida es demasiado complicada, hará que Leonard pierda la cabeza por ella.

Two Lovers es una historia de triángulo amoroso bastante poco convencional. El romanticismo de la película no cae en excesos sentimentales para endulzar las relaciones entre los personajes. Gray se desmarca del género y construye unos roles que huyen de los estereotipos y que resultan verídicos, con especial protagonismo de Leonard, que desde el principio sabemos que nos es estable emocionalmente. Two Lovers destaca por su guión estructurado y por su puesta en escena sobria, sin alardes, que transmite realidad y que consigue llegar al espectador. Joaquin Phoenix, en esta su tercera colaboración con Gray, está impresionante, consigue un personaje extraordinario que se lucha contra su enfermedad y persigue el amor a riego de equivocarse. Gwyneth Paltrow y Vinessa Shaw son las dos mujeres que forman el triángulo amoroso y que también logran interpretaciones destacables, así como Isabella Rossellini o Elias Koteas, con papeles más cortos.

En mi humilde opinión, Two Lovers es una de las mejores películas norteamericanas de los últimos cinco años y su director, James Gray se postula como uno de los grandes dentro del grupo selecto de directores que pueden trabajar en Hollywood y ser creativos al mismo tiempo. Un gran acierto estético y narrativo, con un enorme aporte de los actores, que hacen de este film un oasis dentro del desierto que nos llega en forma de productos comerciales de usar y tirar. Todavía hay esperanza.

9/10

Daniel Muñoz Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario