Translate

viernes, 24 de septiembre de 2010

Contracorriente (2009) de Javier Fuentes-León


Rara vez llegan a España películas procedentes de Perú. De hecho, el éxito, el año pasado, de La teta asustada (2009, Claudia Llosa) ha propiciado que lleguen films peruanos, como en este caso, Contracorriente, la ópera prima del director Javier Fuentes-León y que ha sido seleccionado recientemente para competir por el Oscar representando al país andino.

Contracorriente es la historia de amor secreta entre dos hombres: Miguel, casado y futuro padre, respetado por la pequeña comunidad en la que vive; y Santiago, un pintor bohemio que solía pasar sus vacaciones en la localidad costera. Ambos viven en una situación complicada. Miguel porque no puede revelar su verdadera orientación sexual ante sus amigos y familiares, en los que gobiernan las tradiciones católicas que excluyen cualquier tipo de relaciones que no sean entre un hombre y una mujer. Santiago sufre el desprecio de todo el pueblo que, conscientes de su homosexualidad, no dudan en señalarlo y ridiculizarlo. El mundo en el que viven ambos personajes es bastante cerrado, muy tradicional. Un pueblo costero de Perú en el que todos sus habitantes se conocen y por lo cual, son marginados aquéllos que no comulgan con el modelo católico o los que son diferentes por cuestiones sexuales, como es el caso.

Pero Contracorriente no es sólo un melodrama homosexual. La película peruana contiene un componente fantástico que ya hemos visto en muchas ocasiones a lo largo de la historia del cine y es la aparición de fantasmas. En la película que nos ocupa, la liberación del alma es el hecho imprescindible para dejar definitivamente el mundo de los vivos y penetrar en la otra vida en la que creen casi todas las religiones del mundo. Tras la muerte de Santiago, tendrá que ser Miguel, el encargado de encontrar su cadáver para darle un final liberador y así abandonar el mundo de los vivos en el que se encuentra atrapado. Y es Miguel principalmente el que tiene que llevar a cabo la tarea porque es el único que puede ver a Santiago. Algunos dirían que es el amor que los une el que hace que Miguel sea su ancla en este mundo, pero esto no está del todo reflejado en el film.

Tras un comienzo bastante interesante la película va decayendo y haciéndose muy previsible y sensiblera. Podía haber optado Fuentes-León por ahondar en las relaciones entre la pareja homosexual y la comunidad pero sólo se queda en un esbozo, y lo que más le interesa es el amor entre ellos y la espiritualidad, terreno en el que la película se enfría bastante. Por otra parte, en el apartado artístico, las interpretaciones de los tres actores principales, Manolo Cardona, Cristian Mercado y Tatiana Astengo, aportan gran valor a la película y en el caso de los intérpretes masculinos resultan arriesgadas y atrevidas. También la fotografía le da al film un carácter naturalista que casa bien con la temática del mismo.

Para ser un debutante, Fuentes-León ha construido una historia que, si bien cae en algunos tópicos, es por momentos bella y conmovedora. Parece que el cine peruano también tiene algo que decir.

6/10
Daniel Muñoz Ruiz

1 comentario:

  1. ¡100% recomendada! El reciente estreno de Looking 2 , una serie de hbo con temática gay, me llevó a descubrir nuevas propuestas en cuanto a películas que abordan la homosexualidad y es así como descubrí “Contracorriente”, un film que a traves de la tolerancia y respeto logran narrarnos una bellísima y sosegada historia sobre la dignidad. Esta película navega entre el melodrama de sobremesa más sentimental y el realismo mágico de tintes sociales y pretensiones ideológicas. Aporta un mensaje reivindicativo de cualquier orientación sexual y de exigencia para poder mostrarse como uno es, que recorre el camino surrealista y mágico a través del deseo.

    ResponderEliminar