Translate

lunes, 3 de enero de 2011

Poesía (2010) de Lee Chang-dong


Otra joya de la cinematografía asiática que tenemos la oportunidad de ver en nuestras pantallas. Poesía (Shi, 2010) es la segunda película, después de Secret Sunshine (Milyang, 2007), del director surcoreano Lee Chang-dong que se estrena comercialmente en España. El ex ministro de cultura de Corea del Sur ha realizado un film sublime, lleno de momentos de auténtica belleza y, como su nombre indica, poesía visual. Mi-Ja es una anciana que vive con su nieto, al que saca adelante sola. Sus pocos recursos económicos proceden de un pequeño subsidio y de los que gana cuidando a un anciano impedido. Su vida comienza a cambiar al aparecer los primeros síntomas del Alzehimer, que hace que se olvide de algunas palabras. Pero la película no trata sobre la enfermedad, sino sobre el dolor de una mujer mayor ante las adversidades de la vida. Un hecho trágico viene a destruir la calma con la que se desarrolla el comienzo del film. Mi-Ja se entera de una terrible noticia: su nieto Wook está implicado en la violación múltiple de una adolescente que terminó suicidándose. A partir de ese momento y a medida que va descubriendo los detalles del suceso, Mi-Ja iniciará un proceso de empatía con la víctima, como si absorbiera su propio dolor. La anciana intentará refugiarse en la poesía y se obsesionará con escribir un poema. Así, su manera de ver el mundo que le rodea tendrá como objetivo encontrar la belleza de las cosas. El camino que propone Poesía es el de la redención de una mujer que lucha contra los fantasmas de su vida.

Lee Chang-dong es un cineasta creyente en el relato clásico. El guión de Poesía es sólido pero sin renunciar a fugas narrativas que le dan una estructura más atractiva. Un gran guión, sin duda, que le valió el Premio al Mejor Guión en el pasado Festival de Cannes. La interpretación de Yoon Jeong-hee, veterana actriz surcoreana que llevaba años retirada, es simplemente sublime. Construye un personaje lleno de matices, con una expresividad contenida que nunca llega a la sobreactuación melodramática más corriente del cine occidental. La totalidad del peso de la acción dramática recae sobre su personaje y Yoon Jeong-hee lo afronta con una sutileza y un realismo apasionantes.

La puesta en escena de Lee Chang-dong se fundamenta en la sencillez y en el dominio del plano secuencia, la profundidad de campo y los delicados movimientos de cámara. Lejos de los manierismos de algunos de sus compatriotas como Kim Ki-duk o Park Chan-wok, el director surcoreano prefiere que sus personajes respiren y usa la cámara de modo pudoroso, evitando cualquier exhibicionismo que ponga en peligro su estilo cinematográfico. Poesía está llena de momentos intensos y de una belleza estética impagable, como el encuentro entre Mi-Ja y la madre de la víctima o la detención de Wook, el nieto de Mi-Ja. Además, Lee introduce el tratamiento documental en algunas secuencias de las clases de poesía a las que asiste la protagonista, dando otra dimensión más a su film.

Poesía concluye con un epílogo que es la guinda perfecta a la historia que acabamos de ver. Mi-Ja desaparece fundiéndose con las palabras del poema que por fin ha conseguido escribir. Así termina una obra maestra del cine contemporáneo como es esta obra de Lee Chang-dong, una de las mejores películas del año y que espero llegue a ser vista por un público amplio, porque es una de esas (pocas) películas imprescindibles.


10/10


Daniel Muñoz Ruiz

2 comentarios:

  1. Quinta peli, no segunda.

    ResponderEliminar
  2. Perdona, quería decir segunda peli que se estrena en España...

    ResponderEliminar