Translate

martes, 22 de marzo de 2011

En el centro de la tormenta (2009) de Bertrand Tavernier


La primera incursión en Hollywood del veterano director francés Bertrand Tavernier es la adaptación de la novela de James Lee Burke In the electric mist with confederate dead, historia protagonizada por el detective Dave Robicheaux, al que da vida el popular actor Tommy Lee Jones, en un registro muy parecido a otros personajes que ha interpretado en la gran pantalla. En el centro de la tormenta es thriller con toques fantásticos que narra las investigaciones del detective Robicheaux en pos de atrapar a un asesino en serie que mata jovencitas por la región de Nueva Iberia, en Lousiana, una de las zonas más devastadas por el huracán Katrina, desastre que es mencionado repetidas veces a lo largo del film. Por medio, una serie de subtramas deslavazadas que provocan pérdida de interés en la trama principal, la investigación.

La película de Tavernier resulta un ejemplo de cómo Hollywood diluye la faceta autoral de un director de cine. La verdad es que En el centro de la tormenta podría haberla dirigido cualquiera de los artesanos del cine americano sin que se notara una diferencia sustancial, y probablemente, los resultados hubieran sido más interesantes. Pues al director francés se le nota un poco fuera de su elemento natural. Cierto es que Tavernier es un gran conocedor del cine americano, como así lo atestiguan sus numerosos libros y artículos sobre el tema, pero en esta incursión en la industria americana, el resultado de su trabajo resulta insulso y sin emoción. El personaje de tipo duro que representa Robicheaux se asemeja a un Harry el sucio rural, que no duda en saltarse la ley para hacer cumplir la ley. Esta metodología da como resultado situaciones bastante vistas en el cine negro americano. Estamos ante una sucesión de clichés argumentales que no aportan nada nuevo al género y que incluso algunos resultan tediosos. Finalmente, la resolución de la trama principal, esto es, la captura del serial killer, constituye un anticlímax para el espectador, pero del que no quiero hablar para no fastidiar el posible visionado por parte del lector de esta humilde crítica.

Pero no todo son defectos en este film. La dirección de fotografía es más que aceptable, reproduciendo los ambientes húmedos de la zona pantanosa de Lousiana y dándonos una visión poco corriente de la ciudad de Nueva Orleáns, que siempre (o casi) hemos visto representada tópicamente en la ficción (hasta que llegó la serie Treme de David Simon). También el cast resulta acertado, con actores solventes y experimentados como John Goodman, Mary Steenburgen, Ned Beatty o Pruitt Taylor Vince, además del propio Jones, y otros más jóvenes como Meter Sarsgaard y Kelly Macdonald. Todo el elenco artístico consigue imprimir algo de solidez a un guión difuso y mediocre.

En fin, no creo que sea una película para recomendar fervientemente, pero algunos amantes del género negro podrán entretenerse con ella, aunque no sé cómo encajarán las rupturas argumentales de apariciones de espíritus del ejército de la Confederación, que para mí supusieron una patada en el culo que me sacó totalmente de la historia policíaca que pensaba estar viendo. Otros, verán en ello un síntoma de originalidad que enriquece la película. Vosotros, ¿qué pensáis?

5/10

Daniel Muñoz Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario