Translate

miércoles, 1 de junio de 2011

Tournée (2010) de Mathieu Almaric



El gran actor francés Mathieu Almaric, aclamado por sus interpretaciones en films como La cuestión humana (Nicholas Klotz, 2007), La escafandra y la mariposa (Julian Schnabel, 2008) o Un cuento de navidad (Arnaud Desplechin, 2008), vuelve a ponerse detrás de la cámara (aunque en este caso, también delante) en su tercer largometraje cinematográfico, Tournée. La película es la historia de Joachim Zand (el propio Almaric), un ex productor de televisión que en su día tuvo mucho éxito pero que en la actualidad sobrevive como manager de una compañía especial de variedades, lo que se conoce como el “nuevo burlesque”. De hecho las actrices se interpretan a sí mismas, son strippers del burlesque que interpretan sus propios números en la pantalla. Vamos conociendo a Zand poco a poco, por medio de pinceladas e informaciones confusas: primero dice que no tiene hijos, después nos enteramos que tiene dos; se intuye su ambigüedad sexual, pero más adelante se niega; parece que tiene contratados shows en ciudades importantes, pero como reconocerá él mismo, no puede aparecer por París porque le debe dinero a muchas personas.

La historia de Tournée es la de los sueños rotos, la dura realidad de darte cuenta que la vida no es como la habías pensado. Esto le ocurre a las bailarinas que, cansadas de las pocas oportunidades en Estados Unidos, se aventuran a embarcarse en una gira por Francia, con París en la mente de todas. Sin embargo, la realidad las enfrenta con actuaciones en ciudades de provincias. La película se convierte así en un viaje por lo menos “turístico” de Francia, si exceptuamos La Rochelle, escena en la que una de las chicas comenta que por fin ven algo del país, pues hasta entonces no han hecho más que viajar en trenes y dormir en hoteles de segunda clase. La troupe de artistas (en la que también encontramos un stripper masculino) se convierte progresivamente en la “familia” de Zand, quién además vivirá una aventura amorosa con Mimi (Miranda Colclasure), una de las chicas, que provocará en él una especie de catarsis al final del film, que lo libera del angustioso peso que le suponen las circunstancias de su vida.

Almaric recibió por Tournée el premio al mejor director en el Festival de Cannes de 2010. Supongo que el jurado valoró su estilo, en el que se nota la influencia de Cassavetes, aunque no tanto como en otros imitadores del director norteamericano. Almaric filma los números musicales desde bambalinas, pocas veces desde el punto de vista del espectador sentado en el patio de butacas. Además se preocupa de los ensayos y le otorga mucha importancia a una afirmación repetida por las bailarinas al productor: “es nuestro espectáculo, no el tuyo”. Sin embargo, el esfuerzo en la dirección no se ve acompañado de un guión a su medida. Parece que falte algo. Se echa de menos una mirada más íntima al productor e incluso a Mimi, cuyo tratamiento del personaje no logra la profundidad que sugiere la película. Gran parte del interés se pierde entonces en la superficialidad de las relaciones humanas. Aunque dicho esto, el film de Almaric es muy digno y presagia grandes obras como director, si su carrera como actor le permite prodigarse más detrás de la cámara. Eso sí, que no deje la interpretación, porque como actor es de los más brillantes y talentosos de su generación.


7/10


Daniel Muñoz Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario