Translate

domingo, 24 de julio de 2011

La noche que no acaba (2010) de Isaki Lacuesta




Documental sobre la figura de la mítica actriz Ava Gardner, La noche que no acaba, supone una nueva incursión en la vida de una de las grandes estrellas de Hollywood, que pasó mucho tiempo en España. De hecho, la película parte del primer rodaje de la actriz en nuestro país, Pandora y el holandés errante (Albert Lewin, 1951) en Tossa de Mar, situada en plena Costa Brava, y llega al último, Harem (William Hale, 1986), telefilm que supuso unos de sus últimos trabajos y su última visita a España.

Isaki Lacuesta, uno de los jóvenes directores españoles más interesantes y estimulantes en la actualidad, se desenvuelve con mucha habilidad en el terreno documental y hace evidente la influencia del gran Chris Marker. Sin embargo, el director de la estupenda La leyenda del tiempo (2006), se enfrenta aquí a un trabajo de encargo (producido por el canal temático TCM), al que no termina de imprimir su propio estilo. El guión, escrito con su colaboradora habitual, Isa Campo, resulta interesante al principio, pero su desarrollo se torna convencional, retomando el interés justo al final, cuando se acaba la película. Una pena la limitación temporal del metraje (¿decisión del director o de TCM?). La elección de dos voces narradoras (las actrices Charo López y Ariadna Gil) supone el mayor acierto del film, pues le otorga la posibilidad de creación del diálogo que pretende con las imágenes, es decir, el diálogo entre la joven Ava Gardner y la más mayor, en el ocaso de su carrera (y de su vida). Es lo más destacable, pues lo demás, las intervenciones de personas que conocieron a la actriz, son, en su mayor parte, discursos más que conocidos, redundantes, que no aportan nada nuevo sobre el mito. Supongo que el espectador que desconozca la biografía de Ava Gardner, apreciará mejor el esfuerzo de este documental que, al ser producido por TCM (especializado en cine), funciona más como una introducción a su vida en España (sus romances, su vida nocturna, sus problemas con el alcohol) que como una pieza artística dedicada a la gran actriz que fue Ava Gardner.

Por otra parte, es elogiable el mérito del director a la hora de bucear por la gran cantidad de imágenes de archivo documental y por las imágenes de la filmografía de la actriz, una tarea cuyo resultado es notablemente satisfactorio.


El gran defecto de La noche que no acaba puede ser que acaba pronto. Te deja con la miel en los labios. Como espectador, hubiera deseado más Ava en pantalla y un toque biográfico más profundo, pues, a pesar de estar basada en el libro Beberse la vida: Ava Gardner en España de Marcos Ordóñez, los temas y anécdotas tratadas son las más conocidas por todos. El lado oscuro de la actriz sólo es tratado superficialmente, mientras que a su lado más luminoso, se le da en muchos momentos un tratamiento anodino. No sabemos que hubiera hecho otro director con este encargo, pero, a priori, Lacuesta es uno de los que mejor lo haría. El resultado final no está mal, pero, en mi opinión, La noche que no acaba supone un trabajo menor dentro de la filmografía del director gerundense que, sin duda, tiene un futuro más que prometedor en esto del arte cinematográfico.


6/10


Daniel Muñoz Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario