Translate

lunes, 6 de febrero de 2012

Blue Valentine (2010) de Derek Cianfrance


En los tiempos que corren, los matrimonios se crean y se destruyen con excesiva rapidez. Seguramente todos conocemos algún caso concreto en el que una pareja por la que apostaríamos sólidamente, al cabo de pocos años se separa. Blue Valentine supone una representación fílmica en forma de ficción que, sin embargo, tiene lugar cada vez más y más en la vida actual. Cindy (Michelle Williams) y Dean (Ryan Gosling) forman un matrimonio joven, con una hija pequeña, que vive sus últimos coletazos. El director, Derek Cianfrance, explora un tema, el de las relaciones matrimoniales, llevado a la gran pantalla en multitud de ocasiones, pero sin perder un ápice de vigencia. Grandes figuras del cine como Ingmar Bergman, Woody Allen o John Cassavetes lo han tratado hasta la saciedad. Así, el film de Cianfrance es una actualización del matrimonio, en este caso, del amor y el dolor que habitan en él a partes iguales.

Blue Valentine se sustenta sobre la magnífica interpretación de sus dos protagonistas. Tanto Williams como Gosling construyen personajes cargados de matices y alejados de clichés. La estructura narrativa del film permite la oscilación entre el drama y la comedia romántica, decantándose más por el primero, pues su tono general transmite tristeza, como muy adecuadamente semana su título. La historia del joven matrimonio es contada por medio de flashbacks. Descubrimos qué era de ellos antes de conocerse, el momento en que se ven por primera vez (sin duda, muy original), las primeras relaciones sexuales y la boda, momento que enlaza con el tiempo presente, la crisis de la pareja. El director da preeminencia a los primeros planos sobre los planos abiertos y rueda en casi todo momento con objetivos de distancia focal larga, lo que provoca la poca profundidad de campo. Este recurso técnico permite a Cianfrance centrar su atención (y la del espectador) en los personajes sin ningún tipo de obstáculo ni distracción. Incluso en las escenas de sexo más explícito, podemos comprobar la valentía y sutiliza de la realización, que en ningún momento resulta ofensiva o de mal gusto, a pesar de ser catalogada “R” (equivalente a nuestro “para mayores de 18 años”) en su país de origen, hecho que frenó su éxito comercial. Una vez más, una demostración de “libertad” y “progreso” en EE.UU.

Como buena película de cine independiente norteamericano actual, encontramos en Blue Valentine una música envolvente y emotiva. El score del film es obra de la banda de Brooklyn Grizzly Bear, que con su sonido folk psicodélico, añade una pieza fundamental para el ensamblaje de la historia.

Derek Cianfrance es responsable de numerosos trabajos documentales, sobre todo para la televisión, y esto se nota en su gusto de imprimir ciertas dosis de realidad a su ficción. También es el autor del guión, junto a Joey Curtis y Cami Delavigne, y tiene experiencia como director de fotografía. Blue Valentine supone su pasaporte hacia presupuestos más elevados que, confiemos, no le hagan perder su personalidad y su estilo, que tan buen sabor de boca nos ha dejado con este film.


8/10


Daniel Muñoz Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario