Translate

sábado, 3 de noviembre de 2012

Reality (2012) de Matteo Garrone




El director y guionista italiano Matteo Garrone adquirió fama internacional con su film Gomorra (2008), adaptación de la novela homónima del escritor Roberto Saviano, en la que a través de cinco historias cartografiaba las actividades de la Camorra napolitana que extiende sus largos tentáculos a (casi) toda la vida social de su entorno. Gracias a sus altas dosis de realismo, que vaciaban de cualquier atisbo de glamour a las acciones mafiosas, Garrone logró llegar a un público mayoritario y convertir su trabajo en un éxito de crítica y público. Con su nuevo film, Reality, el director italiano vuelve a construir un relato social ambientado en la ciudad de Nápoles, localizado en sus clases más humildes pero sin inmiscuirse en los bajos fondos y el mundo del crimen organizado. Luciano (Aniello Arena) es el dueño de una pequeña pescadería situada en una plaza napolitana, padre de tres hijos y marido fiel de María (Loredana Simioli). Su numerosa familia le quiere y le admira por su carácter alegre y luchador. Un encuentro azaroso con un ex concursante del programa televisivo Grande Fratello (Big Brother, aquí en España Gran Hermano) le hará interesarse por entrar en el concurso como solución a sus problemas económicos. Alentado por su familia, Luciano asiste a los castings hasta ofuscarse poco a poco con la posibilidad de concursar y las oportunidades que la popularidad le puede otorgar. Reality es el relato de una profunda y enfermiza obsesión por alcanzar la fama y el dinero en un mundo tan ficticio como los concursos de telerrealidad. Ese mundo tan verdadero como irreal que ya vaticinaban George Orwell y películas como The Truman Show (El Show de Truman, Peter Weir, 1998), convertirá la vida de Luciano en puro delirio y destrozará la de su familia más cercana.

Entre la comedia y el drama, Garrone construye un film de emociones contrastadas, siempre cercano al realismo y recogiendo la tradición de los grandes maestros del cine italiano desde Fellini a Monicelli, pasando por pinceladas de Rossellini. El hecho de que la mayoría de los actores no son profesionales imprime más realismo si cabe a la radiografía que hace de la clase trabajadora napolitana. Aniello Arena está sensacional, su interpretación es el auténtico motor de la película y sus vaivenes emocionales calan hondo en la psique del espectador. Tampoco escatima Garrone en cuanto a su actitud crítica hacia el mundo televisivo, un espacio totalmente ajeno a los personajes de Reality y que destaca por la frivolidad e hipocresía. También, y de manera sutil, centra su punto de mira en la audiencia mayoritaria de este tipo de programas, personas de bajo perfil sociocultural a los que parece querer decir que despierten y huyan de estos somníferos para la mente.

En cuanto a la puesta en escena, Garrone se sirve de numerosos primeros planos y escasa profundidad de campo para acentuar la identificación del espectador con el/los personajes. La impecable dirección de fotografía del recientemente fallecido Marco Onorato y la partitura compuesta por Alexandre Desplat (mucho menos protagonista que en otras películas) confieren al conjunto un acabado brillante. Matteo Garrone confirma con este film haberse convertido en uno de los directores de cine italiano más estimulantes en la actualidad. Por lo menos, lo “nominaría”.



8/10



Daniel Muñoz Ruiz

1 comentario: