Translate

sábado, 31 de agosto de 2013

El estudiante (2011) de Santiago Mitre




Producción argentina de bajo presupuesto, El estudiante llega a las salas españolas con dos años de retraso tras pasar con éxito por numerosos festivales internacionales como Gijón, Buenos Aires o Locarno. Dirigida por el joven Santiago Mitre, este largometraje supone su debut en solitario, tras una notable experiencia en la escritura de guiones, destacando sus colaboraciones con Pablo Trapero (importante figura del último cine argentino) en sus films Leonera (2008), Carancho (2010) y Elefante blanco (2012), este último escrito tras su ópera prima. El estudiante narra la historia de Roque (Esteban Lamothe), joven estudiante de origen provinciano que llega a Buenos Aires para ingresar en la Universidad, tras un par de intentos fallidos en el pasado. Se matricula en Ciencias Sociales, pero desde el principio no está interesado en las clases ni en las materias que se imparten en su facultad. Su primera preocupación parece ser el sexo fácil que encuentra en Valeria (Valeria Correa) que será la encargada de introducirle en el mundillo universitario. Pero poco a poco esa vida superficial se tornará más profunda al interesarse Roque por la política. En esta circunstancia tendrá mucho que ver Paula (Romina Paula), joven profesora y activista política que guiará a Roque por los entresijos del movimiento estudiantil. Además, entre ellos surgirá una historia de amor que quedará relegada a un segundo plano en el desarrollo del relato. Paula también será la responsable de presentarle a Alberto Azevedo (Ricardo Félix), reputado profesor que en el pasado formo parte de los órganos del gobierno de la república y que maneja los hilos de las diversas corrientes políticas dentro del movimiento estudiantil, con la ambición de convertirse en Rector de la universidad. El proceso de aprendizaje de Roque será rápido pero no exento de dilemas éticos cuando paulatinamente se va dando cuenta de lo poco que cuentan los ideales a la hora de hacer política y de lo mucho, en cambio, que cuentan las alianzas, las traiciones, las maquinaciones y los engaños en pos de obtener el ansiado poder.

Catalogado de thriller político por una parte de la crítica, El estudiante se acerca más a ficción realista revestida de elementos y estética documental. El bajo presupuesto y la urgencia de la realización son muy papables pero en ningún momento restan eficacia a la puesta en escena en la que dominan los primeros planos y la inestabilidad de la cámara al hombro, que logran introducir al espectador en el relato manteniendo su intriga. Sin embargo, dicha intriga se va diluyendo a medida que avanza el metraje, que parece discurrir atropellado hasta su desenlace en forma de moraleja. Mitre no desarrolla psicológicamente a sus personajes todo lo que necesitaba el relato, provocando una sensación algo pedante en determinados momentos que aleja al espectador de la identificación con la historia narrada. Asimismo, la película peca de ser demasiado “argentina” por decirlo de alguna forma. Este localismo, que funciona en muchas otras producciones, en El estudiante hipoteca el objetivo de transmitir con claridad el mensaje del film. Igualmente, la voz en off del protagonista supone otro engorro narrativo que podría haberse ahorrado el director, pues lo único que aporta al relato es una impostura innecesaria.

Recapitulando, podemos decir que este film de debut supone un ensayo correcto en líneas generales de un tipo de cine comprometido políticamente y muy de actualidad. Estaremos atentos a las futuras historias que nos proponga el prometedor Santiago Mitre.


6/10


Daniel Muñoz Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario