Translate

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Juerga hasta el fin (2013) de Evan Goldberg y Seth Rogen






La renovación de la comedia norteamericana acontecida en la última década tiene en el actor, guionista y productor canadiense Seth Rogen uno de sus principales baluartes. Sus trabajos en films de directores como Judd apatow, Greg Mottola o Adam McKey, le han proporcionado una gran reputación y se ha convertido en uno de los rostros más populares de la última comedia gamberra hollywoodiense. También ha demostrado ser un guionista más o menos hábil con títulos como Supersalidos (Superbad, 2007), Superfumados (Pineapple Express, 2008) o The Green Hornet (2011), con resultados claramente dispares. Ahora se lanza a la dirección junto a su amigo Evan Goldberg para traernos una singular comedia de desastres. En Juerga hasta el fin (This is the End), el actor Jay Baruchel llega a Los Ángeles a visitar a su gran amigo Seth Rogen. Tras pasar el día alimentándose de comida basura, jugando a videojuegos y fumando grandes cantidades de marihuana, Rogen convence a Baruchel para que vayan juntos a una fiesta que da el también actor James Franco en su recién estrenada mansión. Allí, multitud de cameos de celebrities como Rhianna, los actores Paul Rudd, Michael Cera… etc, todos ellos interpretándose supuestamente a sí mismos. Sin embargo, la juerga terminará cuando, de repente, se produce el advenimiento del apocalipsis bíblico y nos quedamos con los ya mencionados Rogen, Baruchel y Franco, a los que se unen los actores cómicos Jonah Hill, Craig Robinson y Danny McBride, atrapados en la casa de Franco.

El guión, obra de los directores, se escuda en la autoparodia, algunos gags brillantes y varios diálogos chispeantes, pero todo esto esconde su debilidad narrativa pues la historia no interesa lo más mínimo, dejando de lado la evolución del relato sacrificándolo en pos del humor salvaje, escatológico y algo infantil de este tipo de buddy movies. Nada que objetar a la realización, que en muchos aspectos es lustrosa, de muy buena factura técnica y hace uso de unos efectos especiales muy resultones aunque algo retro. Pero habría que pedirle más al elenco de actores cómicos que conforman el reparto artístico del film. Algo más que chistes verdes, delirios de porreta o comentarios salidos de tono. La interpretaciones (se supone que hacen de sí mismos, nada más lejos de la realidad) son bastante planas en general, incluyendo las de Rogen, Baruchel y Hill. Podríamos salvar la de Danny McBride, que en muchos momentos sostiene la película y, si bien, es la más histriónica de todas, consigue sacar al espectador el mayor número de carcajadas.

En definitiva, lejos de ser una comedia brillante como las de Appatow o Mottola y de algunas (no todas ni mucho menos) protagonizadas por Will Ferrell, Steve Carrell o Ben Stiller, Juerga hasta el fin supone un divertimento de un grupo de actores colegas en busca de hacerle pasar un buen rato al espectador, sin más pretensiones que esa. En mi opinión, cada uno de los actores que protagonizan el film tienen mejores películas en sus curriculum y ésta, sin ser un bodrio, si que deja un poco insatisfecho al espectador, por lo menos, a mí.

 

5/10

 

Daniel Muñoz Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario